El potencial está enraizado en tí

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Todos los humanos nacemos con diferentes características, todos tenemos diferentes historias, diferentes lugares de nacimiento y diferentes circunstancias. Todos nacemos con diferentes gustos y diferentes tendencias. Todos somos diferentes. Al observar a los niños nos damos cuenta rápidamente cuáles podrían ser algunas actividades que podrían llevar a cabo con éxito en base a sus aptitudes y actitud. Podemos distinguir quienes podrían ser atletas, quienes podrían ser científicos, quienes podrían ser artistas y así consecutivamente. 

Conforme el tiempo pasa y vamos creciendo, esas aptitudes y actitudes muchas veces son opacadas por la sociedad, se nos enseña a pertenecer al montón, a hacer lo que todos hacen, a llevar la misma educación de la misma manera, limitando muchas veces nuestra imaginación y potencial y forzandonos a memorizar información que la mayoría de las veces está fuera de nuestro interés. Se nos limita en nuestros momentos de mayor euforia, se nos exhorta a comportarnos, a mantener un temple moral basado en las normas de la sociedad. 

Ahora que estamos en la era de la información, donde podemos autoeducarnos y hacer nuestras propias investigaciones hemos descubierto nuevas formas de pensar. Podemos probar cosas nuevas basados en nuestros intereses y nuestras pasiones. Nos hemos dado cuenta que debemos de re aprender muchas cosas como seres humanos y como sociedad. El distanciamiento y aislamiento social obligó a muchos a buscar la paz dentro de ellos mismos, permitiendo conocerse, dejando por un lado el deseo de pertenecer al montón, enfocándose en su interior. Introspección, y qué mejor manera de conocerse a sí mismo a través de artes como el yoga o la meditación, que nosotros promovemos en CORE. 

Y es así, estando totalmente conectados con lo que somos, podemos de verdad explotar nuestro potencial, oírnos a nosotros mismos cuando sentimos que algo no está bien, dejarnos llevar por la intuición para evitar malas experiencias, poder decir no, escuchar a nuestro cuerpo cuando necesita alimento y cuando no, nutrirlo de verdad, cuidarlo como el templo que es. Nos enseñó a disfrutar más tiempo para las cosas importantes, sin tener la presión de la sociedad para consumir y encajar a cualquier costo. 

Este respiro que se le dio a la humanidad a nivel mundial nos ha permitido analizar el camino que se está llevando, no solo como individual si no que colectivamente también. Es una oportunidad para que el ser interior que siempre quiso una pausa, pueda verse realizando su potencial al descubrir que todo está adentro, todo está en la mente, que lo que tenemos es dominar nuestros pensamientos, dominar nuestros impulsos y seguir nuestro corazón para empezar a tener una vida más plena. 

Leamos sobre las cosas que nos despiertan curiosidad, cuestionemos dogmas enraizados en la sociedad, hagamos cosas que nunca hayamos hecho antes, conozcamos nuestro país y su cultura y encontremos donde podemos aportar nuestro granito de arena para cambiar lo que no nos gusta. Descubramos el universo que  hay dentro de nosotros cambiando nuestras rutinas y permitiéndonos un espacio para nosotros mismos, meditemos sobre nuestro día, como estaba o cómo va a estar, busquemos esa paz con actividades como el yoga y la meditación, y nos daremos cuenta de cómo poco a poco vamos dominando nuestros pensamientos.

Dentro de nosotros está el poder, y solo lo podemos encontrar cuando sacamos lo que tenemos enraizado dentro. 

Comparte esto con tus amigos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito esta vacioVolver a la tienda